Páginas

Buscar este blog

9 de marzo de 2017

Calla


Calla, no digas nada, calla, no expreses, no pronuncies, no digas, no cuentes lo que te importa, lo que te gusta, lo que es afín a ti. Calla porque voy a hablar yo, porque mi discurso es más sensato, más social, más lógico, más consecuente, más acorde con los tiempos.
Calla, no vayas a pronunciarte de forma desatinada, no incurras en lo incorrecto, en el discurso prohibido.
Calla que no queremos oír lo que no queremos oír; lo distinto, lo tuyo, lo que no rima con lo que nosotros decimos, seamos quienes seamos nosotros.
Calla no vayas a enfadar a los beligerantes, a los únicos, a los que en este momento ostentan la razón, a los adoradores del poder reinante, a los que mandan ahora.
Calla seas quién seas tú, calla, no vayas a contradecirnos, no vayas a significarte como disidente del régimen, calla tú que opinas diferente, tú que piensas distinto.
Ya no permitimos este pensamiento divergente, no vamos a tolerar que tu ideología o tu simple forma de pensar esté fuera de la norma establecida por nosotros, por nosotras, por nuestra puta madre.
Calla, porque tu silencio te hace cómplice aunque no pienses igual, si callas otorgas, si callas no expresas, si expresas te acallamos, te excomulgamos con la marca del que es desigual.
Calla si no piensas igual, si no piensa igual calla o te acallamos y sufrirás martirio, porque no queremos al que piense desigual, porque perseguiremos al pensamiento disidente, por maligno, por perturbado, por ser contrario a la VERDAD, porque nos incomoda, porque la tolerancia sólo es para lo que tolero y tolero mal lo intolerable.
Calla o caerá sobre ti el peso del Estado, de la Ley, de la sociedad entera, de los medios de comunicación, de las redes insociables, porque caerá sobre ti todo el peso de nuestra IRA, IRA de la Alianza Eterna contra todo el que sencillamente no piense exactamente igual que nosotros.
Calla, porque callar es de sabios y no nos interesa oír nada distinto a nuestro pensar.
Religiones, ideologías, postulados, doctrinas, teorías, credos, estrategias, ciencias y conciencias reunidas en torno a ideas, formulaciones, identidades, nacionalismos, tendencias, opiniones, arquetipos, ilusiones, quimeras…, quimeras que nos separan, nos diferencian, nos distancian, nos distinguen y sobre todo, nos enfrentan perpetuando las diferencias, alejándonos de todo aquello que nos iguala, de todo aquello que nos hace uno, estableciendo la persecución entre iguales, la purga, el sometimiento del otro, la batalla, la guerra, eliminando todo rastro de la humanidad que nos une.
Minorías esclavizadas que se convierten en verdugo de mayorías alienadas, identidades respetables que no respetan ninguna otra identidad que no sea la suya, reivindicaciones encomiables que se trasmutan en vengadoras despiadadas, razonables paradigmas transformados en dogmas de fe, perversión de la razón hasta el paroxismo.
Calla, no vayas a decir aquello que no está bien decir, la palabra ilícita, la frase vedada, el pensamiento indebido…, cuándo el libre pensar se convierte en peligro en una sociedad llamada libre, cuando el librepensador se convierte en la excepción execrable, algo enfermizo aflora desde las profundas raíces de la conciencia social, algo perverso asoma, que de manera subrepticia contamina la vida pública y la privada, privándonos del mayor bien de una sociedad libre, la Libertad.

1 comentario:

bassho dijo...

Palabras llenas de fuerza y determinación, lúcidas, valientes.
A pesar de lo que expresas, de forma sorprendente, en todas las épocas han surgido voces, corrientes divergentes y se han mantenido e incluso han pervivido y también, como tú dices, han oprimido a los que se convirtieron en diferentes.
Pero
es tarea imposible acallar
a lo que habla
a lo que con fuerza
quiere y se expresa.
El sonido inaudible
de uno mismo
es atronador,
solo hay que prestarle atención.